Vidas Contadas: Andrew McAuley

Andrew McAuley

Nació en Goulburn, Mew South Wales (Australia), el 7 de Agosto de 1968.

Las primeras grandes aventuras de Andrew empezaron por subir grandes montañas en Australia, Nueva Zelanda, Pakistán o la Patagonia, antes de descubrir el kayak de mar y las posibilidades que suponía el océano.

Fue ganador del premio Aventurero del año en 2005 por la Sociedad Geográfica de Australia por haber atravesado en 2004 el Golfo de Carpentaria (530km en 7 días), antes en 2003 atravesó el estrecho de Bass sin escalas (220km en 35 horas).

En 2006 dirigió un equipo de kayaks en una travesía desde Hope Bay a la Península Antártica (800km).

El 11 de Enero de 2007 partió desde Tasmania (una isla al sur de Australia), dirección a Nueva Zelanda, queriendo atravesar las 1000 millas náuticas (1600Km), que separan ambas islas, a través del peligroso Mar de Tasmania.

A tan solo 50 Km de conseguir su objetivo, desaparece después de enviar un mensaje de Socorro por radio.

http://www.teledocumentales.com/solo-lost-at-sea/

Esta película seguramente os dejará el cuerpo muy intranquilo, os surgirán muchas preguntas, pero sobretodo:

¿Por qué, sabiendo como nadie, los riesgos que corría, llevó a cabo esta aventura extrema?

La respuesta no es un simple “estaba loco”, no seamos tan superficiales, este tipo de personas son especiales, no sé si porque genéticamente les falta el gen del miedo o porque tienen una capacidad de sufrimiento que está muy por encima de la media.

Ese mismo año Castrission y Jones, dos jovenes de 25 años, lograron cruzar el mismo mar desde Australia a Nueva Zelanda llegando a realizar una travesía de 3300Km, pero eso sí con un artilugio que en poco se parece a un kayak de mar.

Elda

Anuncios

~ por noestamospordecotarasique8bnu en 21 noviembre 2013.

3 comentarios to “Vidas Contadas: Andrew McAuley”

  1. a mi me impactó!!! aún no logro saber el porque no hizo!! la primera intentona que tiene, se aleja llorando a lagrima viva, y el mismo dice no entender porque lo hace,…
    por otro lado tampoco entiendo a la mujer, cuando la guarda costera le recomienda dar vuelta, cuando ya lleva 400 km, y la mujer dice que ni se lo va a plantear a andrew porque sabe que no lo hará … pero vamos a veeeer…yo respeto mucho a esta familia y a ese gran gran gran hombre Andrew…pero es que sigo impactada!!! y me parece una muerte absurda…dejando un hermoso niño chiquitito y una mujer viuda…por gusto!!!!! yo por mas vueltas que le doy NO LO ENTIENDO!!!! lo vi 3 veces seguidas….estoy taan impactada y taaan costernada!!!
    ademas me parece fatal que la policia solo le muestra un trozo de la llamada de socorro…..esta a 30 km, que salgan inmediatamente a buscarle!!!a que esperan los guardacostas???? la llamada es clara, y el guardacostas le dice que repita que no le entiende!!! … flipo!!!!
    me he quedado afectada por esta muerte para mi innecesaria y absurda!!! gran hombre andrew…pero se equivoco claculando muy mal los grandisimos riesgos a los que se enfrentaba!!!
    DEP
    paz a la familia
    GRANDE ANDREW!!!

  2. …si lo consigue, visionario y olé, si no lo consigue loco…
    …que la pasión no obnubile la cordura…

  3. He visto el documental SOLO, LOST AT SEA hace dos días y sigo sin recordar una historia tan sobrecogedora como esta. Quizás sea porque no estamos acostumbrados a escuchar una muerte en directo pero también quizás porque se trata de la actividad de ultraresistencia más impactante que conozco.

    La visión de la película me ha producido muchas sensaciones… asombro, angustia… pero sobre todo me ha llevado a hacerme la pregunta de siempre ¿POR QUÉ?

    Y supongo que es porque, como bien dice Elda, existen personas que tienen menos miedo que otras. Pero creo que eso es el factor condicionante, es decir, se necesita no tener o tener menos miedo para meterse en una actividad que pone en riego tu vida. Pero creo que además se necesita un factor desencadenante ¿cuál?

    Supongo que el factor que te desencadena para meterte en una historia extrema es el deseo extremo. El deseo extremo de tres cosas: sensaciones, fama y/o dinero y, en última instancia, de las endorfinas endógenas que liberan en tu cuerpo. Dependiendo de las personas estos tres deseos se combinan de forma diferente. En el caso de Andrew McAuley creo que el factor dinero es mínimo, por lo poco conocido de la actividad, el kayak de mar. La fama creo que tampoco debió de ocupar un lugar importante en su cabeza; creo que fueron las sensaciones; de su página web, todavía abierta, me llamó la atención la cantidad de relatos; son textos sin fotos; opino que si buscas fama publicas fotos y si tienes sensaciones escribes.

    Creo que Andrew McAuley fue un hombre excepcional. Pero no porque tuviera menos miedo o el deseo de buscar sensaciones extremas o la capacidad de apreciar esas sensaciones, al fin y al cabo son factores fisiológicos, naces o no naces con ellos. Creo que su excepcionalidad radica en el esfuerzo máximo con que se dedicó a su deseo.

    Hay personas que dicen que el esfuerzo es una de los dos únicas cosas que merecen la pena en la vida. Seguramente el era consciente de ello.

    Augusto

    Un abrazo a su familia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: